viernes, 23 de noviembre de 2012

perder el tiempo







Como cuando a veces ella llora por las noches
o como cuando hay flores nuevas en la mesa,
con el agua a medias en el vaso o en las tazas o el jarrón
eso depende,
depende de cuánto ella llora si es que está medio vacío,
medio lleno.
No me toques por las noches cuando llora,
le duele, dice.

Como cuando a veces han pasado 2 días de la flor
y ya no está en la taza,
está tendida en la mesa, marchitandose, agonizante.

A veces cuando ella no quiere quererle,
y la fuerza del egoísmo manipula lo deseado,
(porque es lo deseado)
se llora por todo,
se llora por nada,
se llora por todo,
se llora por nada
y así...

Como cuando a veces los veo estar bien juntos
y jugar como gatos,
y al rato ladrándose, como perros furiosos.

Me gustaría decirles que me dan pena,
que no es mucho lo que les queda en el amor,
lo que les queda es la otra mitad para poder darse cuenta
que su amor ya está muerto
y que todo lo demás
es tiempo perdido.